Skip to main content
MNG Sinergia Comercial | México, D.F.
 

This website uses cookies to offer you a better browsing experience.
You can learn more by clicking here.

Los gerentes a menudo quedan atrapados en sus actividades cotidianas y se olvidan de enfocarse en sus empleados. Quedar atrapado en estas trampas de liderazgo puede ser una pérdida de recursos y hacer que tu liderazgo sea cuestionado o desestimado.

Concéntrate en los cambios positivos que puedes hacer como gerente y verás una respuesta positiva de tu equipo.

Error: Complacencia en procesos e ideas. Las nuevas ideas toman mucho tiempo y energía. A los gerentes a veces les resulta más fácil ir a lo seguro y atenerse a un proceso que saben que funciona. Esto puede funcionar temporalmente, pero a largo plazo esto podría llevar a tu negocio a una depresión. Jack Welch, el anterior Director General de General Electrics, dijo una vez: "Cambia antes de que tener que hacerlo". Entendió que la forma en que hacemos negocios hoy está cambiando a un ritmo rápido, y solo sobrevivirán las empresas que están dispuestas a adaptarse rápidamente y seguir haciendo cambios.

Solución: Lleva a cabo reuniones para una lluvia de ideas sobre posibles formas de avanzar. Además de hacer el esfuerzo conscientemente por tu cuenta, escucha las sugerencias de tus empleados. Muchas veces, los empleados tienen nuevas ideas brillantes pero no las comparten por temor a que sus ideas sean ignoradas o ridiculizadas. Hazles saber que estás abierto a escuchar y estás interesado en sus soluciones creativas. Ofrecer a los empleados un foro para hablar sobre sus opiniones les hará saber que estás de su parte y abierto a nuevas ideas. Además, al permitir que tus empleados hablen, estarás preparando a la próxima generación de líderes efectivos.

Error: Quedar atrapado en el flujo de trabajo cotidiano. Es fácil quedar atrapado en el flujo diario de negocios. Las reuniones y las citas impregnan el lugar de trabajo, llenando cada minuto de tu día y convirtiendo el horario en tu primera prioridad.

Solución: una buena forma de romper este ciclo es planificar almuerzos con tus compañeros de trabajo, donde no te ves obligado a hablar únicamente sobre un proyecto. Permite que se lleve a cabo una conversación natural y puedes descubrir que tus empleados tienen buenas ideas para muchos proyectos.

Error: Permitir que los empleados pongan sus proyectos en primer lugar ¿Alguna vez te acercaste a un empleado con una solicitud para que resolviera un nuevo problema, solo para que le dijeran que primero deben terminar otros asuntos? Muchas veces, lo que los empleados pueden pensar que es un objetivo de tiempo es en realidad menos importante, porque los gerentes tienen acceso a un panorama más amplio. Los empleados a menudo priorizan por lo que es importante para su equipo, no por lo que beneficiará a la empresa.

Solución: No temas pedirles a tus empleados que pongan sus proyectos en un segundo plano mientras se enfocan en un nuevo problema. Como gerente, a menudo tienes que ver el panorama general de la empresa. Si bien tus empleados pueden enfocarse completamente en sus propios proyectos grupales, debes estar pensando qué tareas benefician a toda la compañía. No aceptes postergaciones en proyectos que afecten a todo el lugar de trabajo; dejar en claro cuándo un proyecto tiene prioridad, mientras se entiende que los proyectos del equipo que han dejado de lado se cambiarán a un calendario posterior.

Error: Evitar metas ambiguas. Es fácil como gerente ver el resultado final y ponerse ansioso instantáneamente. Deseas mejorar el rendimiento en tu departamento lo antes posible. Una trampa común para los líderes es hacer una declaración general, luego esperar que los empleados sepan cómo llevar a cabo sus metas. No expreses tus objetivos para el año en términos vagos e inciertos. Por ejemplo, evita hacer declaraciones como, "Este año, vamos a vender un 40% más de producto X".

Solución: Tus empleados deben saber cómo planeas alcanzar esta meta. Si deseas ver resultados, bríndales planes detallados paso a paso sobre cómo deseas aumentar las ventas en un porcentaje tan marcado. Si no tienes idea de cómo hacer que estos objetivos se hagan realidad, organiza una reunión y habla abiertamente sobre los problemas que te han impedido alcanzar tus metas en el pasado. Continuamente eliminando problemas difíciles de tu memoria y en tu equipo creas un ambiente resentido donde pueden sentir que están llevando el peso mientras tu recibes el crédito. En cambio, deja que sus empleados sepan que tu eres parte del equipo y que estas dispuesto a contribuir a una discusión significativa sobre cómo lograr metas desafiantes.

Es fácil simplemente salir adelante y posponer la realización de cambios para "mañana". Sin embargo, la falta de liderazgo puede llevar a tu equipo por un camino improductivo. No esperes a que tus empleados pierdan su camino antes de implementar los cambios. Evita estas trampas de liderazgo comunes y mantén tu capacidad de crecer y prosperar como un líder exitoso.

Compartir este Artículo: