Skip to main content
MNG Sinergia Comercial | México, D.F.
 

This website uses cookies to offer you a better browsing experience.
You can learn more by clicking here.

Tu mentalidad tiene más que ver con tu éxito que con cualquier otro elemento. Existen muchos vendedores que cuentan con amplios conocimientos de productos, muchos contactos comerciales influyentes, hablan bien y tienen personalidades atractivas, sin embargo, su rendimiento como vendedor es promedio... a veces, solo marginalmente aceptables.

Sin embargo, existen vendedores que apenas tienen suficiente conocimiento del producto para tener éxito, tienen algunos contactos comerciales, no siempre articulan sus pensamientos de la manera más elocuente y no tienen personalidades especialmente relucientes, sin embargo, sus resultados de ventas son extraordinarios. ¿Como puede ser?

El éxito en las ventas, o casi cualquier esfuerzo, no es simplemente un producto del talento, la educación, la personalidad o los contactos (aunque esos elementos seguramente ayudan) sino el resultado de la propia actitud: la tendencia natural a tener una actitud positiva y mantener expectativas positivas.

Pero, se trata más que solo poder ver el vaso medio lleno en lugar de medio vacío. Es la capacidad de ver posibilidades... junto con la determinación de tomar las medidas necesarias para convertir esas posibilidades en realidades.

Algunas personas ven un desafío y luego de analizar los aspectos positivos y negativos del mismo, eligen centrarse en lo positivo. Ven posibilidades y visualizan el éxito. Cuanto más se centran en los aspectos positivos, más refuerzan sus creencias acerca de su capacidad para afrontar con éxito el desafío. Y, cuanto más crecen sus creencias, más claro es su criterio para tomar las medidas necesarias para alcanzar sus objetivos. Siguen adelante, independientemente... y tienen éxito.

Otros verán el mismo desafío y se centrarán en los aspectos negativos, todos los motivos, reales o imaginarios, en los que el desafío no se podría cumplir con éxito. Solo ven las limitaciones y solo anticipan el fracaso. Cuanto más se centran en los aspectos negativos, más fuertes son sus creencias sobre la improbabilidad de cumplir con éxito el desafío y la inutilidad de invertir cualquier esfuerzo en su búsqueda. Se dan por vencidos, o en el mejor de los casos, hacen un esfuerzo a medias... y no tienen éxito.

Tu éxito no es ni más ni menos que lo que imaginas que será, y tu determinación de actuar de manera coherente con esa imagen. Si el éxito te ha eludido hasta ahora, tal vez es hora de cambiar tu manera de afrontar los desafíos y después continuar.

Compartir este Artículo: