Skip to main content
MNG Sinergia Comercial | México, D.F.
 

This website uses cookies to offer you a better browsing experience.
You can learn more by clicking here.

Como líder, una de tus funciones más importantes dentro de una organización es proporcionar orientación a otros miembros de la compañía. Es común que los líderes encuentren situaciones en las que tienen que proporcionar a un empleado críticas constructivas.

Un estudio encontró que los empleados aprecian las críticas constructivas porque pueden ayudarlos a mejorar su desempeño laboral. Proporcionar este tipo de orientación puede ser un desafío, sin embargo, ya que es importante encontrar una forma de comunicar sus intenciones sin causar que los vendedores se pongan a la defensiva o generen resentimiento.

Afortunadamente, hay algunas ideas que los líderes pueden tener en cuenta para proporcionar a su grupo una mejor orientación, ayudando a todos a funcionar bien como equipo.

Demuestra las cualidades que quieres ver en los demás

Es importante, antes de dirigirte a los empleados sobre las posibles áreas para la mejora del comportamiento, que no cometas los mismos errores. Es más probable que los empleados escuchen y respeten a un líder que ofrece retroalimentación crítica cuando ese líder brinda un ejemplo viviente de cómo mejorar. Por ejemplo, si un empleado en particular ha demostrado dificultad para controlar su temperamento o administrar tareas dentro de un grupo, y su líder comete los mismos errores, los consejos sobre cómo mejorar no serán tan bien recibidos o respetados.

Usa ejemplos reales y específicos

Cuando tengas la conversación con tu vendedor, asegúrate de usar ejemplos reales y observados para demostrar los comportamientos que te gustaría ver enmendados. Hablar sobre casos particulares le dará a tu crítica mucha más credibilidad. También enfocará la conversación en eventos particulares y formas de resolverlos, en lugar de profundizar en las diferencias de personalidad o rumores, lo cual no es muy productivo.

Ten en cuenta no usar las palabras 'siempre' o 'nunca'. Estas palabras pueden inspirar reacciones defensivas en las personas porque se generalizan demasiado. Por ejemplo, hablar con un empleado acerca de su tardanza al decir: "Siempre llegas tarde," les hará sentir la necesidad de defenderse contra la acusación y encontrar momentos en los que no hayan llegado tarde. En cambio, decir "He notado que llegaste tarde los últimos tres días, esto puede ser perjudicial para el equipo", generará una discusión mucho más productiva.

Describe tu reacción

A medida que progresas en la conversación y le explicas a la persona el comportamiento que observaste, también quieres asegurarte de que entiendan el impacto de ese comportamiento en ti, en los demás miembros del grupo y en la organización en general. Por ejemplo, a una persona que tiene dificultades para trabajar efectivamente en equipo se le debe mostrar cómo sus conductas están conduciendo a un desempeño deficiente para todos en el equipo.

A medida que avanzas en estos pasos, es importante que la persona sepa que cuenta con tu apoyo y que no estás tratando de reducirlos, sino que debes ayudarlos a crecer como un mejor empleado y como un miembro más fuerte de la organización. Mantén este objetivo en mente mientras analizas la situación y las soluciones resultantes.

Dale a la otra persona la oportunidad de responder

Después de que termines de explicar tu punto de vista y los cambios que te gustaría ver en el empleado, dale la oportunidad de responder. Es importante recordar que, a veces, las percepciones no son realidad, o que puede haber circunstancias externas de las que no estaba consiente. También permite que el empleado tenga la oportunidad de intercambiar ideas sobre las formas en que podrían mejorar la situación en el futuro. Conviértelos en participantes de la conversación en lugar de solo oyentes y motívalos a seguir la discusión.

Proporcionar a las personas críticas constructivas puede ayudar a los miembros de tu equipo a superar problemas que pueden obstaculizar el desempeño y la cooperación.

Una parte importante de ser un líder en el aprendizaje de cómo guiar a tu organización hacia adelante, y eso incluye reducir los comportamientos negativos o transformarlos en positivos. Si surgen situaciones dentro del grupo que demandan atención, ten en cuenta estas ideas para mejorar la comunicación y mantener una conversación productiva.

Compartir este Artículo: