Skip to main content
MNG Sinergia Comercial | México, D.F.
 

This website uses cookies to offer you a better browsing experience.
You can learn more by clicking here.

Los conflictos son inevitables cuando trabajas en proyectos en equipo. Las diferencias del compañero de trabajo pueden contrastar marcadamente con las tuyas, creando tensión dentro del grupo. Sin embargo, estas diferencias no son necesariamente malas.

La crítica constructiva saludable ayuda a crear diversos métodos de pensamiento y soluciones a problemas difíciles. Existen muchas respuestas al conflicto dentro de un equipo, que incluyen ignorar el problema, responder con acciones agresivas pasivas o incluso culpar a las otras personas involucradas.

Los errores obvios generalmente solo aparecen en retrospectiva, pero aquí te presentamos algunos consejos para reconocer y resolver conflictos cuando se trabaja en equipo.

1. Reconoce el conflicto. Ignorar los problemas puede acumular los sentimientos de alguien a corto plazo, pero lo más probable es que trabajes con esta persona en proyectos futuros. Si los problemas continúan surgiendo, su resentimiento acumulado puede eventualmente llevar a discusiones. Evita la acumulación de ira enfrentando el conflicto de frente y dejando que tu compañero de equipo sepa que estás en desacuerdo con el curso de la acción. Aunque no siempre es agradable, sacar a la luz estos pequeños desacuerdos puede ayudar a evitar futuras disputas.

2. Parar y refrescarse. Tómate un minuto para pensar en el curso de acción que te gustaría seguir. Evita comportamientos destructivos como: señalamientos, insultos o ultimátums, exigencias rígidas, actitudes defensivas, quejarse a espaldas de los compañeros de equipo, hacer suposiciones sobre los comportamientos de los demás, estas conductas negativas hacen que los compañeros de trabajo desconfíen de ti y tus tácticas de argumentación sean percibidas como manipuladoras. Yendo directamente a la fuente del conflicto y discutiendo racionalmente tus problemas te hará ganar mucho más terreno en el lugar de trabajo que utilizando métodos inescrupulosos.

3. Aclara las posiciones. Deja que cada uno exprese sus opiniones sobre el conflicto y sea escuchado. Permitir que cada miembro del equipo explique su postura evitará la mala comunicación. Además, permitirles racionalizar sus opiniones puede traer más acuerdo y comprensión de parte de otros miembros del equipo. Mientras las personas explican sus puntos de vista sobre el tema en cuestión, practica la escucha activa. Presta atención y abstente de sacar conclusiones precipitadas.

4. Enumera los hechos y las suposiciones basadas en cada posición. Una vez que cada miembro del equipo haya podido explicar su postura sobre el conflicto, enumera los hechos y suposiciones que se han hecho. Simplemente escribir las facetas de un argumento puede hacer que las cosas parezcan mucho más claras para el equipo. Si un lado del conflicto carece de razonamiento, puede ser obvio durante este paso. Sin embargo, examinar la información como grupo evita los argumentos irracionales o el posible favoritismo de los miembros del equipo.

5. Hacer grupos más pequeños y separar alianzas. Muchas veces, las amistades en el lugar de trabajo pueden nublar los juicios en proyectos de equipo. Los compañeros de trabajo pueden sentir la necesidad de ponerse de acuerdo porque temen perder una amistad. Al romper estas alianzas existentes cuando se discuten las posiciones finales del equipo, a menudo se evita este comportamiento y se permite que las personas vean los conflictos sin persuasión.

6. Volver a convocar al grupo. La resolución se vuelve mucho más fácil una vez que se han seguido estos pasos y el equipo se reúne nuevamente. Después de que a los grupos más pequeños se les ha permitido debatir libremente los problemas desde todos los ángulos, los puntos de vista cambian, resolviendo el conflicto inicial. A veces, los miembros del equipo simplemente necesitan que el resto del equipo escuche y debata sus puntos de vista. Al analizar el argumento en conjunto, el equipo puede avanzar de acuerdo o al menos un entendimiento mutuo. Cuando su equipo esté listo para tomar una decisión, configura una lista de pasos accionables que se pueden tomar para resolver el problema. Poner la conclusión en el papel hace que la solución sea más tangible y crea un punto de referencia para las personas que desean revisar la decisión del equipo.

7. Celebra la resolución en equipo. Reconoce las contribuciones específicas de los individuos en el grupo. Esto los hará sentir bien acerca de trabajar para lograr una solución y lleva a que todo el equipo se vuelva más coherente debido a su victoria unida. Ya sea que esta "celebración" sea algo pequeño como un correo electrónico de felicitación o una tarde libre como recompensa, reconocer el éxito promueve la unión de equipo.

El conflicto constructivo puede acercar a un equipo si se maneja adecuadamente. Respetar y apreciar las diferencias de su compañero de trabajo es clave para formar un equipo fuerte. Resolver conflictos cuando surgen de una manera rápida y competente ayuda a mantener un ambiente de equipo fuerte y saludable. Permanecer abierto a diferentes creencias e ideas es vital, y aprender a ver los conflictos desde la perspectiva de un compañero de trabajo te ayudará a convertirte en un miembro más eficaz para el equipo.

Compartir este Artículo: