Skip to main content
MNG Sinergia Comercial | México, D.F.
 

This website uses cookies to offer you a better browsing experience.
You can learn more by clicking here.

¿Tu lugar de trabajo te hace feliz? Alrededor del 52.3% de los estadounidenses dice sentirse insatisfechos con su trabajo, mientras que el 39.4% de las personas informaron que no les agradaban las personas con las que trabajan. Si encuentras una fuerte correlación entre ser infeliz en tu trabajo y relaciones débiles con tus compañeros de trabajo, sigue estas nueve reglas para desarrollar habilidades interpersonales y ser querido por tus compañeros.

• Regla #1: Se feliz. Propaga la felicidad en el trabajo, es contagiosa. Brinda una actitud alegre y tus compañeros de trabajo querrán estar cerca de ti más a menudo. Irradiar la felicidad a diario mejora tu propia imagen al mismo tiempo que ayuda a tus compañeros de trabajo a sentirse más positivos y optimistas. Cuando todos se sienten bien consigo mismos, el entorno de trabajo social mejora drásticamente. Difunde la alegría en tu lugar de trabajo ofreciendo elogios a los compañeros de trabajo que alcanzaron objetivos o ganaron una victoria para la empresa. Estas pequeñas victorias a veces pasan desapercibidas, haciendo que la persona se sienta poco apreciada y apática. Ofrecer reforzamiento positivo y apoyo permite que la persona se sienta más valorada y motivada para tener éxito en el futuro.

• Regla #2: Considera los sentimientos de tus compañeros de trabajo. Considera a tus compañeros de trabajo en situaciones laborales y personales. Ten en cuenta que la vida hogareña puede influir enormemente en la productividad laboral. Si sabes que alguien está pasando por un momento difícil fuera del trabajo, ten en cuenta la situación antes de permitir que tu frustración surja en las interacciones en el lugar de trabajo. Tener en cuenta otras perspectivas te ayuda a convertirte en un compañero de equipo más comprensivo y alienta a otros a practicar un comportamiento de apoyo.

• Regla #3: Conviértete en un oyente activo ¿Escuchas activamente a tus compañeros de trabajo? Muchas personas dicen ser buenos para escuchar, pensando que esto significa hacer ruidos de comprensión o de simpatía. Sin embargo, un oyente activo no se limita a sentarse y dejar que los compañeros de trabajo hablen con ellos. Responder es crítico para escuchar activamente. Haz el esfuerzo de interactuar en la conversación para convertirte en un oyente exitoso. Cuando hables con tu compañero de trabajo, reafirma frases y parafrasea el diálogo de tu compañero. Reiterar ideas le permite a tu compañero saber que escuchaste lo que te dijo y te tomaste el tiempo para digerir la conversación. Comprender por completo los puntos y poder volver a expresar estas ideas muestra a tu compañero que realmente te importan sus opiniones.

• Regla #4: Haz preguntas. Después de haber tomado el tiempo de escuchar activamente la conversación, el próximo paso es hacer preguntas relacionadas con la discusión. Permite que tu compañero de trabajo termine de hablar, parafrasea los aspectos más destacados de la conversación y luego formula preguntas interesantes sobre la discusión. Hacer preguntas muestra a tu compañero de trabajo que no solo estás siendo educado sino que estás dinámicamente involucrado en la situación. A nadie le gusta sentir que una opinión pasa desapercibida o desapercibida. Cuando esto sucede, tu compañero pierde confianza en sí mismo, lo que lleva a un colapso en el desarrollo de tu relación interpersonal.

• Regla #5: Participa activamente. Las preguntas de escucha activa y hacer preguntas son dos formas verbales contundentes para señalar el compromiso a tu compañero. La participación activa utiliza patrones de habla, lenguaje corporal y señales sensoriales para indicar la participación en la conversación. Escucha el tono, el volumen y el ritmo de tu compañero y vuelve a reflejar este patrón de discurso en la conversación. Al ajustar tu estilo de habla para reflejar el de tu compañero, haces que tu compañero de trabajo se sienta más cómodo. Recuerda, las personas se sienten más cómodas con su propio estilo de comunicación. Si reconoces que un compañero de trabajo utiliza un método directo en la discusión, refleja ese estilo. Otro compañero de trabajo puede disfrutar de una conversación más bromista y alegre. Es importante tener en cuenta que, aunque el humor conecta a las personas, los chistes a veces se malinterpretan y provocan incomodidad en el lugar de trabajo. Ten cuidado con el uso de bromas, ya que algunos compañeros de trabajo pueden no disfrutar de tu humor. El lenguaje corporal reflexivo es una parte integral de la participación activa. Un gran vendedor sabe cómo leer las expresiones faciales, la postura, el contacto visual y los gestos con las manos. Después de leer sobre el lenguaje corporal, estos vendedores reflejan estos movimientos de regreso, lo que hace que los prospectos se sientan cómodos. Usa esta misma habilidad en el lugar de trabajo para que sus compañeros de trabajo se sientan cómodos y mejoren la comunicación interpersonal.

• Regla #6: Incluir y respetar a todos. A nadie le gusta sentirse excluido en el trabajo. Excluir a los compañeros de trabajo aliena a las personas y crea tensión. Si tu objetivo es mejorar las habilidades interpersonales, trata de incluir a todos. Sal de tu camino para mantener una pequeña charla con un empleado con el que puedes no haberte vinculado personalmente antes. El esfuerzo que pones en estas interacciones ayuda mucho a solidificar una conexión con tus compañeros de trabajo. Para permanecer neutral, evita favorecer a ciertos compañeros de trabajo sobre otros. Si comienzas a mostrar favoritismo, tus compañeros de trabajo se sentirán excluidos de las discusiones. Una vez que un compañero de trabajo comienza a notar el esfuerzo que haces para incluirlo, extenderás el mismo esfuerzo hacia ti. Respeta a todos los compañeros de trabajo y trata a todos por igual cuando se trata de reuniones e interacciones comerciales. Durante las reuniones del equipo, apoya las ideas de todos, sin importar cuán grande o pequeño sea. Respaldar el trabajo de tus compañeros de equipo les permite sentirse respaldados y apreciados. Incluso si una idea parece débil, simplemente señalar que una persona contribuye a la conversación les impide sentirse excluidos. El respeto mutuo crea un vínculo más fuerte con tus compañeros de trabajo y promueve fuertes habilidades de trabajo en equipo.

• Regla #7: Actuar como un moderador. Ayuda a resolver disputas continuas entre compañeros de trabajo actuando como un moderador. Utiliza declaraciones de suavizado para mediar, como "Entiendo" o "Eso tiene mucho sentido". No precipites una discusión eligiendo lados o jugando favoritos. Haz un esfuerzo para comprender los dos lados de un desacuerdo y pasear a ambos compañeros de trabajo a través de la posición contraria. Reitera los puntos hechos para que ambas partes puedan escuchar los hechos establecidos por un tercero neutral. Permite que tus compañeros de trabajo escuchen la discusión objetivamente antes de tomar una decisión en la que todos estén de acuerdo.

• Regla #8: Piensa antes de hablar. Cuando te comuniques con tus compañeros de trabajo, no dejes escapar lo primero que se te ocurra. Trabaja en tu comunicación interpersonal al pensar cuidadosamente las cosas antes de verbalizar tus pensamientos. Los problemas surgen en el lugar de trabajo cuando la comunicación se rompe. Dedicarte unos segundos más a pensar en las interacciones previene que las declaraciones apresuradas, a menudo lamentables, salgan de tu boca. Pensar antes de hablar disuade malentendidos desastrosos en el lugar de trabajo.

• Regla #9: Evita la negatividad frecuente. No deseas ser "el quejumbroso" en el trabajo. La negativa constante y las quejas están garantizadas para convertirte en el “contreras” de la oficina. En cambio, concéntrate en los aspectos positivos de tu trabajo que te entusiasmen para ir a trabajar todos los días. Después de un poco de práctica, resaltar lo positivo se convertirá en una práctica habitual y tu hábito de negatividad en el trabajo se convertirá en una cosa del pasado.

Si no estás satisfecho con tu trabajo, examina tus relaciones profesionales. Fuertes habilidades de comunicación interpersonal sentaron las bases para una oficina feliz y funcional. La construcción de habilidades interpersonales comienza con el reconocimiento de la necesidad de un crecimiento personal y profesional. Sigue estas reglas importantes para mejorar tus habilidades interpersonales y forjar relaciones sólidas con tus compañeros de trabajo.

Compartir este Artículo: