Skip to main content
MNG Sinergia Comercial | México, D.F.
 

This website uses cookies to offer you a better browsing experience.
You can learn more by clicking here.

Cuando la productividad en el trabajo se tambalea, es fácil ceder y permitir que el lento comportamiento se prolongue, lo que lleva a resultados estables o en declive por parte del personal.

Si notas que una actitud perezosa se apodera de tu oficina, una respuesta rápida puede salvar tu oficina y refrescar la energía del personal. Evita que ocurra un comportamiento lento con estos consejos para aumentar la productividad en el trabajo.

Conoce a los empleados para entender sus motivaciones. Las motivaciones varían en cada empleado. Mientras que algunos empleados más jóvenes pueden trabajar más duro para obtener un aumento o una bonificación, algunos de los empleados más orientados a la familia están motivados por el tiempo libre adicional. Recompensar a los empleados con bonos o días de vacaciones pagados adicionales es una excelente manera de demostrar que sabes lo que es importante para tu personal. Comprender la motivación de los empleados te permite estructurar un sistema de soporte que se adapta a los intereses únicos de cada empleado, inspirándolos a trabajar duro y alcanzar los objetivos de la compañía.

Crea un ambiente laboral cómodo. Los empleados siempre deben sentir que pueden acudir a ti con cualquier problema o pregunta que puedan tener. Sin este entorno seguro, los empleados pueden comenzar a sentir que sus preocupaciones individuales no le importan a la empresa y, a su vez, comenzar a preocuparse menos por su trabajo. Para fomentar tu relación empleado-empleador, crea una atmósfera que enfatice la confidencialidad y los resultados positivos. Tu personal nunca debe sentir que esta relación es una imposición, y cuando un empleado expresa un problema, responde de inmediato a la situación. Organiza un plan de acción con el empleado y asegúrate de que sepan que se toma en serio su relación laboral. Además, demuestra tu apoyo a cada empleado, no solo a los miembros más valiosos del equipo. Tus empleados no deberían sentir que están eligiendo sus favoritos. Un gerente que no valora por igual a los miembros de tu equipo perderá rápidamente el respeto de los empleados ignorados, lo que dará como resultado la falta de deseo de tener éxito. Establece una relación sólida con cada empleado para crear un entorno de oficina que se base en la confianza y tus empleados muestren su agradecimiento a través del trabajo duro.

Reforzar constantemente la capacitación. La capacitación mantiene las habilidades de los empleados en lo más alto y demuestra que estás interesado en su éxito. Cuando se ignora el entrenamiento, las personas a menudo no siguen las pautas estándar, eligiendo en cambio crear sus propios atajos que pueden producir resultados menos que perfectos. Al reforzar la capacitación de manera regular, tu mantienes el trabajo de tu equipo en el camino correcto y estandarizas las expectativas. La capacitación regular infunde confianza y sentido de propósito para tus empleados. Cuando las personas se sienten incómodas e inseguras del trabajo que están haciendo, a veces posponen las cosas en lugar de pedir ayuda. Esto lleva a excusas de uso frecuente como "pensé que alguien más hizo eso" o "no estaba seguro de cómo proceder, así que decidí esperar y discutirlo contigo primero". La implementación de sesiones de capacitación regulares brinda confianza a los empleados y evita que arrastren los comportamientos lentos.

Asegúrate de que el personal tenga la capacitación y los suministros adecuados. Los empleados necesitan todos los recursos necesarios para tener éxito. Si no tienen estas herramientas y suministros, los estas orillando a fracasar. Verifica frecuentemente a los empleados para asegurarse de que la gerencia y la compañía en general cumplan con las necesidades. Escucha a los empleados y luego evalúa si sus solicitudes son correctas o si es razonable esperar que tengan éxito con las herramientas de la industria que ya proporciona la empresa. Programa tiempo para interrupciones mínimas.

Anima activamente a los empleados a bloquear partes de sus días como "tiempo ininterrumpido". Esto significa que no hay llamadas telefónicas, reuniones, mensajes de texto o cualquier otra cosa que pueda distraerlos de cumplir con los plazos. En el mundo actual impulsado por la tecnología, es fácil distraerse y posponer las cosas en los proyectos. Al reservar períodos para enfocarse únicamente en el trabajo, los empleados evitan las distracciones que desperdician tiempo. Evita programar reuniones innecesarias que puedan reducir el tiempo de trabajo productivo. Una respuesta común a una atmósfera lenta percibida es programar reuniones en toda la oficina para analizar la productividad. Esto, sin embargo, es en realidad contraproducente. Las soluciones efectivas raramente surgen de reuniones incesantes.

Proporciona opiniones claras. Haz saber a los empleados cuando no están cumpliendo con las expectativas y da instrucciones claras sobre cómo pueden mejorar. A veces, los empleados ni siquiera son conscientes de que su rendimiento es deficiente. Silenciosamente guiándose por el rendimiento de un empleado no beneficia a nadie. Programa una reunión rápida para explicar claramente los problemas de rendimiento y las formas en que se puede corregir la situación. Una vez que el empleado comience a mostrar mejoras, se generoso con sus elogios. Cuando los empleados se sienten orgullosos de tu trabajo, trabajarán más arduamente para replicar los resultados positivos. Si no mejoran en su trabajo, vuelve a reunirte para analizar posibles problemas que afectan su trabajo. Darle a los empleados la oportunidad de explicar las razones detrás de su comportamiento fortalece la relación profesional y personal, lo que lleva a un deseo de mejorar los resultados de rendimiento.

Usa pequeños incentivos para recompensar a los empleados que trabajan duro. Las sorpresas inesperadas crean una competencia saludable en el lugar de trabajo y motivan a los empleados a trabajar más duro. Una vez que te hayas tomado el tiempo para comprender qué motiva a tus empleados, establece incentivos en consecuencia. Incluso dando una pequeña recompensa como una tarjeta de regalo a la cafetería local o un certificado personalizado muestra que te tomaste el tiempo para darte cuenta del trabajo duro de un empleado. Cualquier cosa que transmita tu aprecio interrumpirá un lugar de trabajo lento y mejorará la productividad de la oficina.

Se un modelo. Una fuerza de trabajo refleja al supervisor. Como líder, debes trabajar tan duro como esperas que trabajen tus empleados. Cuando los gerentes comienzan a relajar, los empleados sienten que pueden hacer lo mismo. Da un buen ejemplo y demuestra el nivel de esfuerzo que esperas de tu equipo.

Permitir descansos. Recuerda que tus empleados necesitan descansos regulares para mantenerse productivos. Sin estos descansos, los empleados pueden comenzar a sentirse agotados y su trabajo sufre. Veinte minutos de inactividad a veces pueden producir dos horas de trabajo extremadamente productivo. Los gerentes a menudo sienten que sus empleados deberían estar trabajando en cada minuto, pero es importante entender que un descanso en realidad mejora la productividad. Deja que tu equipo sepa que comprendes la necesidad de un pequeño descanso mental. Esto muestra a tus empleados que confías en sus habilidades de gestión del tiempo y esto elevará la moral, lo que lleva a una oficina más productiva.

Los desplomes en la productividad ocurren en algún momento en cada oficina. Un gran líder acepta que los empleados no pueden mantener un 100% de esfuerzo el 100% del tiempo.

Un gerente eficaz utilizará estas tácticas para ayudar a su equipo a recuperarse del comportamiento inactivo y mejorar los resultados generales. Prueba algunos de estos consejos pa

Compartir este Artículo: