Skip to main content
MNG Sinergia Comercial | México, D.F.
 

This website uses cookies to offer you a better browsing experience.
You can learn more by clicking here.

Comunicarse en la oficina es como jugar teléfono descompuesto. Tú dices una cosa, sin embargo, cuando el mensaje llega a todas las personas involucradas, todo puede cambiar, desde las palabras reales, hasta el tono y la intención detrás de ellas.

La comunicación efectiva juega uno de los roles más importantes en un entorno de trabajo funcional, pero la capacidad de interactuar bien con los compañeros es una de las habilidades más difíciles de dominar. Desarrolla relaciones más sólidas con tus compañeros de trabajo utilizando estos siete consejos para mejorar tus habilidades de comunicación profesional.

1. Intenta que las interacciones sean cara a cara. Si no estás hablando en persona, la distancia a menudo resulta en malentendidos que conducen a confusión o enojo. Los correos electrónicos que carecen de emociones y las pistas contextuales amplían la brecha de comunicación. Si el destinatario del correo electrónico malinterpreta instrucciones o detalles sobre un proyecto, podrías ser considerado parcialmente responsable de los problemas que surjan. Otro problema con la comunicación por correo electrónico es la falta de empatía y aprecio por tus compañeros de trabajo. Es fácil enviar un correo electrónico breve e irritado en un momento de frustración. Hablar en persona te obliga a tener en cuenta los sentimientos de tu compañero de trabajo antes de responder. Al comunicarte cara a cara, obtienes pistas contextuales adicionales del lenguaje corporal. El respeto es más natural cuando comprendes las intenciones de alguien. Si bien las interacciones cara a cara no siempre son posibles, intenta evitar el correo electrónico al entregar mensajes complejos, optando por chats de video o llamadas telefónicas.

2. Se más consciente de ti mismo. Presta atención a cómo tus palabras y acciones afectan a los demás. Cada persona tiene un estilo de comunicación diferente, y no entender cómo interpretan los demás tu estilo puede causar interrupciones en la comunicación. Cómo se dice algo en comparación con cómo la gente lo escucha son a menudo dos sentimientos diferentes. Tómate el tiempo para explicar tu posición y sentimientos por completo para poner a todos en el mismo canal y evitar enfrentamientos en el lugar de trabajo. La autoconciencia es un atajo proactivo para una comunicación más clara. No puedes cambiar la forma en que las personas te perciben, pero tomarte el tiempo para reconocer las reacciones negativas tu estilo de interacción te ayudará a comunicarte claramente incluso con los compañeros de trabajo más difíciles.

3. Sé transparente. Si cometes errores, sé parte de ellos. Esto significa permitir que otras personas se den cuenta de los errores, y luego seguir adelante. La transparencia permite que todos vean qué salió mal y qué se puede hacer para evitar errores futuros. Vivir en los errores de los demás genera enojo, y negarse a admitir tus errores impide el crecimiento profesional. Permite que los errores sean una oportunidad para aprender y avanzar juntos. La transparencia fomenta relaciones más fuertes con tus compañeros de trabajo, facilitando la comunicación. Otra forma de implementar la transparencia en el lugar de trabajo es explicar el proceso de pensamiento detrás de tus opiniones. Una vez que tu equipo entiende tu razonamiento, pueden responder con cualquier objeción y brindar diferentes perspectivas. Abrir la conversación a otras opiniones te ayuda a aprender más sobre tu equipo y mejorar la comunicación en proyectos futuros.

4. Admite que no siempre sabrás lo qué es mejor. Demostrar liderazgo te prepara para la promoción, pero si vas en la dirección equivocada, tu éxito no durará. Cuando se te da la oportunidad de liderar, escucha a tus compañeros de equipo y considera cada opinión antes de actuar. Admitir que quizás no sepas lo que es mejor es una señal de un gran líder y les dice a tus compañeros de trabajo que consideras que la comunicación es una calle de doble sentido. Los problemas de comunicación surgen cuando los miembros del grupo creen que saben mejor que los demás. Permitir que todos contribuyan muestra respeto e impide la actitud de "mi manera" que causa fricción en el lugar de trabajo.

5. Aprecia la individualidad. Cuando trabajas en grupo, todos los empleados aportan habilidades únicas al equipo. El trabajo en equipo permite a las personas construir sobre las fortalezas de cada uno mientras aprenden más acerca de las debilidades potenciales y las áreas de mejora. Aprecia las fortalezas de las personas y reconoce que estas habilidades te convierten en un miembro valioso del equipo. Cuando respetas a tus compañeros de trabajo, muestras una actitud de aceptación y mejoras en la comunicación general. Aprovecha la oportunidad de aprender de tus compañeros de trabajo y desarrollar habilidades de comunicación profesional más fuertes junto con otras habilidades valiosas.

6. Fomenta la colaboración. Colaborar en proyectos resalta la importancia de la comunicación en un entorno de oficina. Si tu equipo sufre un fallo de comunicación, el proyecto fracasará. Deja que tus compañeros de equipo sepan que pueden acudir a ti en busca de ayuda en cualquier momento. La comunicación abierta construye un equipo más fuerte que se siente cómodo confiando el uno en el otro en situaciones estresantes. Trabajar juntos evita que los empleados se sientan abrumados y solos, lo que puede generar resentimiento y problemas adicionales con la comunicación.

7. Eliminar las jerarquías imaginarias. Identificar las estructuras de poder injustas que se crean en el entorno social de una oficina. Las personalidades fuertes a menudo reciben más atención y respeto, pero si la atención se pierde, los compañeros de trabajo pueden terminar sintiéndose excluidos y heridos. Haz un esfuerzo para tratar a todos por igual. Puedes disfrutar hablar con ciertos empleados más que otros, pero cuando se trata de trabajar, evita la parcialidad. Participar en jerarquías sociales que dejan a los compañeros de trabajo fomenta la animosidad y causa problemas de comunicación en el lugar de trabajo.

Perfecciona tus habilidades de comunicación profesional practicando la comunicación cara a cara, compartiendo tus ideas con el equipo y siendo abierto acerca de tus errores y deficiencias.

Las habilidades de comunicación interpersonal requieren algo de tiempo y práctica para dominarlas, pero ayudarán a que tu lugar de trabajo funcione sin problemas y se creen vínculos profesionales más sólidos dentro de tu equipo.

Compartir este Artículo: